07 07 2018 LA PLACA PERDIDA DEL CABALLERO JULIÁN ROMERO



La placa perdida del caballero Julián Romero

Para celebrar debidamente el centenario del caballero Julián Romero, héroe de  las guerras de Flandes y personaje verdaderamente singular de aquella España de intrigas, aventuras, exaltaciones piadosas y glorias literarias, alguien, una mano por ahora anónima, ha decidido eliminar su nombre del callejero conquense. No he conseguido averiguar (digamos que tampoco he llevado a cabo una investigación exhaustiva, sólo superficial) quien o quienes han sido los autores de esta genial idea ni qué motivos han podido inspirar su actuación, aunque no me extrañaría que hubiesen encontrado un pretexto similar al de la memoria histórica, por estar a la moda y seguir el ejemplo de la alcaldesa de Barcelona eliminando militares del callejero. Algo se puede asegurar: no hay ningún acuerdo municipal que avale esta fechoría.
      Sí sabemos, a ciencia cierta, desde cuándo esa calle, característica y singular, se llama de Julián Romero. Fue un acuerdo municipal del 17 de octubre de 1955 que, de paso, consagró la incorporación al callejero urbano conquense del concepto “Ronda”, (entonces no existía) aplicado a las vías que sirven para formar una envoltura exterior al casco de las ciudades, en este caso costeando la parte superior de las hoces, por lo que se complementó posteriormente con la Ronda del Júcar. La calle a que aquí me refiero, en su mayor parte venía a ser la fachada trasera de los edificios cuya entrada principal se encuentra en la calle de San Pedro, sirviendo la Ronda como vía de servicio y alojamiento de las dependencias igualmente secundarias. Este detalle es importante para comprender el diferente tratamiento dado por los constructores originales de Cuenca a una y otra fachada. En esta Ronda no había escudos nobiliarios ni grandes portadas ni rejería de forja (el Colegio de San José fue la excepción), pero sí, en cambio, balconadas que en Cuenca no se relacionan con los sectores nobles de la vivienda, sino con los de servicio. Estos conceptos han sido modificados en tiempos modernos de modo que ya no tienen aplicación efectiva, porque las cosas, al compás de los tiempos, cambian y se mueven de un sitio a otro y ahora, como vemos en numerosos ejemplos, aquellos viejos principios estéticos no siempre se respetan.
      Hay otro acuerdo del consistorio, de unos meses después, en concreto del 27 de febrero de 1956 y no del pleno, sino de la Comisión Municipal Permanente, que decidió colocar en esta calle un escudo con las armas de Julián Romero, aprobándose el modelo presentado al que debería añadirse en el pie una placa con las fechas de su nacimiento y muerte, batallas en las que sobresalió, etc. Un mes más tarde, se aprobó el presupuesto (975 pesetas) presentado por F. Martínez y Hermano, en piedra almorquí. Y ahí terminó esta historia, porque la placa, si llegó a hacerse, nunca fue colocada en el sitio que tenía destinado y yo no recuerdo tampoco haber visto ninguna imagen de ella.
      Habrán quitado la identificación callejera y hasta es posible que, por ese detalle, se pierda en la memoria de las generaciones futuras el nombre de Julián Romero vinculado a esta zona tan característica del casco antiguo de Cuenca, pero no es  probable que este tipo de desplantes y otros parecidos (como el del sujeto que hace unos meses eliminó una reja barroca en la calle de San Pedro y ahí sigue, tan campante) sean suficientes para distorsionar el carácter específico, verdaderamente singular, del recinto histórico de Cuenca que, como algunas veces se ha escrito, es de una extrema fragilidad y por ello más necesitado que otros muchos de atención, cuidados y respeto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

18 02 2021 CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

28 11 2020 UN JARDÍN ROMÁNTICO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD