Entradas

CUANDO WIFREDO LAM ESTUVO EN CUENCA

Imagen
  Este año en el que estamos, y del que ya van vencidos sus dos primeros meses, estará marcado, previsiblemente, por la celebración de dos fechas muy significativas, aunque por ahora no se nos han desvelado todavía en que pueden consistir los respectivos festejos culturales. Son, seguramente ya lo saben todos, los cien años del nacimiento de Fernando Zóbel y los cincuenta de la muerte de Federico Muelas. Ante la magnitud de estas citas, otras que quizá pudieran tener similar repercusión quedan como apagadas, diluidas en el conjunto, en espera de que alguien -yo en este caso- las saque del olvido y las sitúe momentáneamente en el frontispicio del interés.       Lo que ocurrió en 1924, cuando Wifredo Lam estuvo en Cuenca, es una circunstancia que invita poderosamente a la imaginación de quien quiera recrear el ambiente, las circunstancias y las calles de aquella ciudad en la que el joven artista se integró durante más de un año. Podemos intentar adivinar qué impresión produciría en la

22 02 2024 UNA IMAGEN SERRANA EN MEDIO DE LA CIUDAD

Imagen
Probablemente nadie lo diría, pero este edificio incorporado hoy sin problemas a la estructura urbanística de una ciudad moderna es, en realidad -lo fue en sus inicios- un fragmento de la Serranía trasladado hasta aquí para servir de elemento simbólico de lo que llegó a ser un auténtico imperio maderero. No recuerdo haber visto nunca a nadie detenido ante este inmueble, admirando su disposición o fotografiando sus detalles. Se puede decir, sin exagerar, que pasa inadvertido, como si no existiera, sin conseguir en momento alguno despertar la curiosidad de los viandantes y menos aún de los escasos turistas que se pierden por estos rincones. Por supuesto, ningún cartel indicador lo identifica y de esa manera mantiene una presencia anónima. Pues existe, está ahí, bien visible, en una esquina entre las calles Ramón y Cajal y Segóbriga y   merece que se preste alguna atención a la Casa Correcher, entre otros motivos por ese carácter simbólico de lo que fue esta ciudad y, sin que nadie parezc

15 02 2024 LA ANTIGUA PRESENCIA DE LA GUARDIA CIVIL EN LOS PUEBLOS

Imagen
  Quienes éramos jóvenes en tiempos de la dictadura franquista alimentamos una serie de principios que entonces nos parecían no solo asequibles, sino incluso muy sensatos y de recomendable aplicación. Los hombres, por ejemplo, pensábamos que era muy conveniente eliminar el servicio militar obligatorio y de aquello hicimos cuestión esencial, incluyéndonos quienes ya habíamos pasado por la experiencia. Luego, en el terreno donde anidan las utopías, se nos ocurrió que el disfrute total de la democracia como supremo bien era suficiente para garantizar la convivencia en orden y paz, sin necesidad de que hubiera un rígido sistema policial vigilando a la ciudadanía para evitar desmanes. Esta última idea aún la hemos podido oír en fechas no muy lejanas, traídas al pelo por algunas de esas formaciones políticas que en su afán de cambiarlo todo ya no saben qué inventar o proponer. En el pecado suelen llevar la dura penitencia con que son castigados en las urnas.       Pasados los años y con la

08 02 2024 OBJETIVO: PLANTAR CARA A LA BUROCRACIA

Imagen
  Toda huelga, toda protesta, del tipo que sea, tiene como objetivo llamar la atención de alguien, generalmente de quienes ocupan el poder. Hay acciones sencillamente testimoniales, sentadas, pancartas, comunicados, cosas por ese estilo, que tienen una efectividad muy limitada. Lo que sí es verdaderamente práctico es fastidiar al mayor número posible de ciudadanos ajenos al problema de que se trata. Una huelga en aeropuertos o trenes es verdaderamente un éxito cuantos más pasajeros, miles o millones, se quedan sin viajar y permanecen amontonados en las estaciones. Por lo general, y salvo contadas excepciones, todo el mundo comprende a los huelguistas y siente algún tipo de simpatía hacia ellos. Al fin y al cabo, nos decimos todos, hoy por ti, mañana por mi y si protestan y se irritan, seguro que algún motivo razonable tendrán.       Lo de estos días con los agricultores resulta muy llamativo, porque de una forma que parece bastante organizada están saliendo a las carreteras y las cal

01 02 2024 UN PARAÍSO NATURAL Y ARTÍSTICO EN GARABALLA

Imagen
  Hay sitios a los que resulta muy fácil llegar, incluso hay algunos que se encuentran perfectamente situados en caminos y carreteras, por lo que su imagen salta a la vista a la vuelta de cualquier recodo y no hay que hacer más que parar el coche y entretener el viaje para verlo. A Garaballa hay que ir. Quiero decir que no es uno de esos sitios que uno se encuentra al albur inesperado, como si hallarlo fuera una casualidad, sino que es precisa una voluntad deliberada de ir hacia él, porque no es lugar que se encuentre en una carretera principal sino en el entramado de las secundarias. Y eso requiere una previa disposición y un correcto conocimiento de la ruta adecuada.      Naturalmente, hay una cita muy concreta para internarse por estos caminos y llegar hasta Garaballa cuando se disponen a trasladar, desde aquí, hasta la ruinosa (y no por ello menos hermosa) villa de Moya a la virgen de Tejeda. Pero no es el caso, en esta época del año, muy lejos todavía de las fechas en que se cel

25 01 2024 DEL TIPISMO A LA MODERNIDAD EN LA CALLE DE LA MONEDA

Imagen
Paso con frecuencia junto a la calle de la Moneda, y la miro, habitualmente sin entrar en ella, dirigiéndole una mirada desde la Plaza de las Escuelas, antes de seguir camino hacia el oscuro y sucio túnel que baja hasta el río Huécar. En esa mirada   encuentro habitualmente lo mismo, con pocas variantes: una calle muy estrecha, bordeada por dos filas de elevados edificios que en lo más alto parecen querer unirse y en las que casi nunca hay nadie, ninguna persona, transitando por ella. Ni siquiera me parece que esté incluida en las rutas que siguen los guías turísticos o al menos yo no los he visto nunca. Y, sin embargo, no hace todavía mucho, apenas medio siglo, esta calle fue la más famosa de Cuenca y ocupó docenas de páginas en la prensa nacional, ofreciendo un excelente pretexto argumental a quienes clamaban al cielo por el progresivo deterioro que se estaba produciendo en esta entonces olvidada ciudad.       Todo empezó cuando hacia 1955 las casas más inclinadas (los números 8,

18 01 2024 LA PLAZA MAYOR, ENTRE LA AÑORANZA Y LA INSATISFACCIÓN

Imagen
  Foto: José Luis Pinós En casi todas las ciudades, pueblos y lugares de la vieja Europa, la Plaza Mayor es un espacio urbanístico muy definido, que la cultura española trasplantó al nuevo continente pero que desconocen en otras latitudes, por ejemplo, en Estados Unidos o en los países orientales. En esa peculiaridad reside uno de sus mayores atractivos que se concreta en maravillosas plazas mayores repartidas por nuestro país y que no hace falta que sean necesariamente monumentales, pues muchas de ellas lo que ofrecen es un sentido de arraigo popular que incrementa su valor estrictamente visual. Y, por supuesto, la Plaza Mayor es un sitio para la convivencia social, en primer lugar de los propios vecinos y complementariamente de quienes se acerquen hasta ella para conocerla o disfrutarla.         Es la de Cuenca una Plaza Mayor ciertamente original, con una disposición que rompe el molde habitual o dominante en la inmensa mayoría de estas plazas existentes en la vieja Europa, casi s