Entradas

CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

Imagen
        En Europa estaban viviendo los felices años 20, en cuyos brazos se lanzaron todos tan pronto sonaron las alegres campanas que proclamaban el final de la I Guerra Mundial, tan terrible que, pensaron (incautos), nunca más podría ocurrir algo tan espantoso. En Cuenca no había habido guerra, pero sí crisis, como en todas partes, pero también esa década venía marcada por el carácter que podría calificarse como el de una ciudad alegre y confiada. Con muchos problemas, desde luego, pero por entonces, hace ahora cien años, surgía en el horizonte una perspectiva totalmente diferente. Un ente, llamado modernidad, estaba llamando a las puertas.         Detrás habían quedado ya los siglos en que Cuenca era une urbe arracimada, amontonada, sobre las estrechas callejas y plazuelas de su casco original, ese que hoy llamamos antiguo. Hacía décadas que había comenzado la huida de ese ámbito para desparramarse por la llanura, prolongándose las viviendas hacia la zona de levante y el sur, que

EL TIEMPO PASA, EL HOSPITAL VA A LLEGAR

Imagen
           Forma parte del imaginario colectivo el atribuir a las obras, sean públicas o privadas, una suerte de atracción para todos los desocupados que circulan por los alrededores, especialmente para quienes militan el agradable y vapuleado gremio de los jubilados. Así ha sido, por lo menos, hasta no hace mucho, generando sabrosos comentarios de quienes se dedican a hablar de estas cosas domésticas, incluyendo chistes de los grandes maestros del humor (un recuerdo, siempre, para Forges). Eso ha tenido una aplicación muy clara cuando las obras se realizan en un lugar asequible de la ciudad o el pueblo, pero se tambalea si las grúas y los obreros se van a la quinta puñeta, como si fueran, a estos efectos, clandestinas, fuera de las miradas y la curiosidad de los transeúntes. Es lo que pasa con el nuevo hospital de Cuenca, que está creciendo, a pesar de lo que insisten en proclamar los negacionistas y, a lo que parece, entrando en su tramo final, sin que la ciudadanía pueda compartir d

04 02 2021 EL HOMBRE QUE HIZO HABLAR AL BARRO

Imagen
        Creo que nunca (al menos conscientemente) he repetido un mismo título para dos trabajos diferentes, aunque estén muy separados por el tiempo. Eso es difícil, cuando se han escrito miles y puede surgir un despiste u olvido. En este caso, sin embargo, voy a utilizar, como encabezamiento de estas palabras una frase que ya figura en el frontispicio del catálogo que escribí para acompañar la exposición de las placas de cerámica que Pedro Mercedes hizo para ilustrar las fachadas del Mercado Municipal y que nunca se pusieron allí. Esa fue también la última ocasión en que hablé directamente con el alfarero, cara a cara, en su casa del barrio de San Antón, el mismo edificio que ahora, al fin, después de muchos años, ha sido rehabilitado para ser transformado en no se exactamente qué pero seguramente en una instalación que pueda resultar útil para seguir engranando esa maquinaria tan compleja (y difícil) que tiene que ver con la Cultura en Cuenca.       Aquello era en el año 2007 y al

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

Imagen
    La década de los 70 introduce en Cuenca una sorprendente dinámica cultural en número y calidad tal que probablemente no ha existido otra similar en el resto del tiempo. No voy a cometer aquí la simpleza (por otro lado errónea o injusta) de considerar que aquello fue mejor y más intenso que lo que ahora tenemos a nuestra disposición. Tal cosa sería aceptar que cualquier tiempo pasado fue mejor y nunca he creído en semejante aserto ni creo que sea correcto considerarlo así. Las circunstancias eran otras y las posibilidades también y en ese panorama probablemente hay que considerar también la existencia de una generación hambrienta de saber, de conocer, de participar.        El preámbulo lo había marcado la llegada de la Semana de Música Religiosa, en 1962, que introdujo en la ciudad un nuevo espíritu y un interés original por un segmento hasta entonces vinculado al rito litúrgico en los templos. A continuación, en una genial pirueta digna de un malabarista conceptual, abrió sus pue

21 01 2021 TRISTE Y SOLA QUEDA LA PLAZA MAYOR

Imagen
       El concepto de Plaza Mayor es propio de las ciudades de la vieja Europa, de manera que es en este amplio espacio continental donde se escenifica con propiedad y se dan los mejores ejemplos. En el resto del mundo, desde luego, y también en la propia Europa, existen otras muchas plazas, plazoletas y plazuelas, con distintas funcionalidades y características, pero Plaza Mayor solo hay una en cada lugar y responde a unas características generales que no voy a desmenuzar aquí para no ser culturalista ni pesado. Diré solamente, por abreviar, que este tipo de espacio fue definido por los Reyes Católicos en 1480, como un lugar amplio, abierto, de forma geométricamente regular, en el que deberían estar situados el Ayuntamiento, el mercado y la iglesia mayor. Era recomendable, aunque no imprescindible, que las hileras de viviendas que la rodearan, formando un cuadro o un rectángulo, se apoyaran en soportales que permitieran a los vecinos refugiarse en ellos en caso de lluvia o calor. El p

14 01 2021 REMEDIOS PARA TIEMPOS CONVULSOS

Imagen
         Va para cinco siglos que Antonio de Guevara fijó un título que desde entonces ha hecho fortuna y que en estos tiempos de confusión y abatimiento viene como anillo al dedo: Menosprecio de corte y alabanza de aldea. Por entonces, más o menos, alguien muy cercano a nosotros por múltiples motivos, fray Luis de León, escribió también unos versos no menos célebres a la par que socorridos: “Qué descansada vida, la del que huye del mundanal ruido”, aunque conviene advertir, por si alguien lo ignora, que el fraile belmonteño no se refería a cuestiones prosaicas, vinculadas con la dura tierra, sino a la huida espiritual en busca del sosiego que, según él, proporcionaría el encuentro con la divinidad.         La obra del otro fraile, Guevara, sí que es de aplicación a lo que está sucediendo, porque cuentan que, como consecuencia de la epidemia mortal que nos acongoja, son muchos, o algunos por lo menos, los ciudadanos que, hartos de los agobios multitudinarios de las grandes ciudades,

07 01 2021 DE NIEVES, CAVA Y ROSCÓN

Imagen
       A uno, el firmante de estas palabras, articulista de toda la vida, le gustaría ser siempre original, atrevido, buceador de universos ignotos en los que pudieran encontrarse atrevidos misterios que con estas palabras pudieran quedar descubiertos a la curiosidad del público lector, pero la búsqueda de ese difícil territorio choca en ocasiones como ésta con la cruda realidad de un tiempo concreto y unas circunstancias determinadas de las que resulta imposible escapar. Solo queda desear que pase de una vez esta especie de paréntesis festivo que se nos cuela cada año en el calendario para interrumpir el normal devenir de los acontecimientos y eso que este año hemos contado con la impagable ayuda de la operación vacuna anti coronavirus que ha permitido escenificar un nuevo sainete, de los muchos que ya van y que debería provocar el jolgorio colectivo si no fuera porque el asunto es tan serio y dramático que no quedan muchas ganas de reír. Y eso a pesar de los repetidos esfuerzos que h