26 06 2016 EL CONVENTO DEL ROSAL, EN PRIEGO



La melancólica belleza del convento del Rosal

Sobre las ruinas, sobre cualquier tipo de ruina, son siempre aplicables los emocionados versos de Rodrigo Caro ante la sombra demolida de lo que había sido la bella Itálica: “Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora / campos de soledad, mustio collado, / fueron un tiempo Itálica famosa”, como lo fue el convento de Nuestra Señora del Rosal, que en las afueras de Priego, en la carretera hacia Alcantud, viene ofreciendo a la contemplación de los pocos seres humanos que de vez en cuando nos acercamos hasta allí, la oferta de su permanente y desamparada desnudez, expuesta a la inclemencia de un tiempo que no perdona ni tolera. 
Sobre estas ruinas admirables, bellísimas, campa no solo la melancolía de la historia maltratada sino también mi propia experiencia personal que vuelve una y otra vez a este punto, como si fuera parte de mí, a través de un singular hilo de comunicación. Diego Jesús Jiménez escribió sobre estas ruinas un emotivo poema y me lo dedicó; eso introduce al convento, a su claustro, singularmente, en mis propias vivencias.
Del convento, en realidad, no queda nada, solo el claustro, un auténtico ejemplar único en el ámbito de la provincia de Cuenca; sólo por ello se convierte en una pieza insustituible de nuestro patrimonio, merecedor de que sea conservado al menos en las condiciones en que se encuentra; convencidos de esa necesidad, las sucesivas autoridades que se vienen sucediendo en la administración de la cosa pública, anuncian una y otra vez trabajos de recuperación y mantenimiento. Lo vienen haciendo desde que estas venerables ruinas fueron declaradas monumento nacional en 1982 e incluso se han iniciado trabajos en ocasiones, como hizo una Escuela Taller en la década pasada, que logró al menos consolidar los restos desperdigados por el campo y reordenar unas cuantas arcadas.
Fundado en 1525, fue entregado a las franciscanas concepcionistas, que lo mantuvieron hasta que los desastres de la guerra civil las obligaron a abandonarlo, saliendo precipitadamente las 15 religiosas, tristes por tener dejar atrás su querda residencia y apesadumbradas porque “dejamos cociéndose una hornada de pan y dieciocho docenas de bizcochos bañados, de los que vendíamos, que se estropearían”. Con una rapidez pasmosa, que seguramente puede sorprendernos, terminada la guerra, en la que el convento fue utilizado, como era costumbre, para fines muy diversos (cuartel, hospital, polvorín) pero de la que salió indemne, se produjo el deterioro absoluto, acentuado por docenas de expolios de quienes encontraron aquí un cómodo almacén de suministro gratuito de materiales para construir o arreglar sus propias viviendas.
De lo que fue espléndido recinto arquitectónico queda hoy en pie parte de la iglesia y las bellísimas arcadas de lo que fue el claustro monacal. La iglesia pertenece al gótico tardío que apenas si se puede adivinar en los paramentos que permanecen alzados, el más vistoso de todos ellos el que corresponde al piecero, con su espadaña de tres ojos en triángulo y cubrición a dos aguas. En cuanto al claustro es evidente la influencia del estilo renacentista. Estaba formado por una serie de arcos de medio punto con rosas labradas en las enjutas y se adosaba a la iglesia por el lado del S. Debido al sistemático saqueo llevado a cabo, desapareció buena parte de las piedras por lo que la ha sido preciso labrar otras nuevas para cubrir los huecos.
Sobrevive, y podemos verlo en la calle de San Pedro de Cuenca, al lado del hotel Leonor de Aquitania, el impresionante escudo de los marqueses de Priego que formaba parte del convento y que fue trasladado a la capital provincial cuando comenzó aquí la reconstrucción del casco antiguo, hacia la mitad del siglo XX.
            En el año 2011 la asociación Hispania Nostra incluyó el convento del Rosal en la Lista Roja del Patrimonio, por su estado de abandono, señalando un grave deterioro de la piedra de los arcos del claustro, además de ser continuada víctima de expolios. Ahora, por lo que hemos podido leer estos días, la Diputación provincial ha incluido estas vetustas, tristes, bellísimas ruinas en los planes de intervención que ha preparado para los próximos meses. Es una canción que venimos oyendo, de manera repetida, durante décadas pero no quiero que me venza el escepticismo. A lo mejor ahora es verdad. A lo mejor ahora el claustro del convento del Rosal puede encontrar el sosiego pacífico que viene buscando, sin encontrarlo, desde hace tanto tiempo. Sólo para servir de amable y bella compañía en la soledad silenciosa de los campos de Priego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

18 02 2021 CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

28 11 2020 UN JARDÍN ROMÁNTICO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD