01 07 2017 EL RETORNO DE LA CASA ZAVALA




El retorno de la Casa Zavala 

Todos los indicios y señales apuntan a que este verano se va a producir el retorno de la Casa Zavala a sus orígenes, una vez terminado el fantasmagórico periodo dedicado a la no menos fantasmal Fundación Saura, que parece haberse evaporado como azucarillo disuelto en agua templada. No se vea en esta última frase ningún síntoma de alegría, antes al contrario, siento sinceramente que la torpeza en la gestión de los deseos iniciales de Antonio Saura haya conducido finalmente al punto en que ahora estamos y que, como hecho positivo, ha venido a propiciar que el Ayuntamiento pueda recuperar la plena propiedad y uso del noble caserón situado en la plaza de San Nicolás, uno de los más hermosos edificios señoriales ubicados en el casco antiguo de la ciudad.
      Con ello, y a falta de conocer con absoluta precisión lo que se está gestando en el seno del consistorio municipal, sí se puede adelantar que la Casa Zavala va a volver, cuarenta años después, a sus inicios, de acuerdo con la acendrada costumbre del Ayuntamiento de Cuenca de tejer y destejer ideas y proyectos o, dicho de otro modo, de su incapacidad para mantener en vigor esas mismas ideas y proyectos a lo largo del tiempo. Los ejemplos se pueden contar por centenares, pero señalaré solo dos a título de ejemplo: cómo aparece y desaparece, cual un Guadiana doméstico, el tema de los ascensores o escaleras para subir al casco antiguo; ahora toca volver a hablar de ellos, hasta que se cansen y se olviden. Otro caso: la utilización de los antiguos almacenes municipales de la avenida Reyes Católicos, que iban a ser transformados en un centro cultural de última generación. Lo mismo: si te he visto, ya no me acuerdo.
      Aparcaré estas historietas muy significativas de cómo se entiende por aquí la gestión de la cosa pública, para volver al inicio del comentario. La Casa Zavala fue entregada en propiedad al Ayuntamiento en el año 1973 por su última propietaria, la viuda de don Juan Zavala, para que fuese un museo abierto al público. Con el mayor descaro, sin respeto para el acuerdo firmado ni para la voluntad de los fundadores recogida en su testamento, los gestores municipales decidieron no solo incumplir lo que se había firmado, sino que en 1995 se procedió a ceder el inmueble a la Fundación Saura para desarrollar fines completamente distintos de los especificados en la cesión inicial.
       En esos momentos se estaba preparando la reapertura de la Casa para instalar en ella lo que se pensaba denominar Museo Municipal de Artes Plásticas y Decorativas, que recogería los fondos del matrimonio Zavala (cuadros, esculturas, muebles y porcelanas), la colección Chávarri, igualmente cedida al Ayuntamiento; los fondos municipales propios, incluyendo la colección de cerámicas de Pedro Mercedes y la de mosaicos de Manuel Real Alarcón; y además se hubiera podido recuperar la colección de pintura que el Ayuntamiento tiene entregada en depósito al Museo de Cuenca. Tan atractivo plan se fue al traste en menos tiempo del que tardo en contarlo, al ser cancelado para dar paso al otro proyecto, el de la Fundación Saura, ahora cancelado.
       Pero con ello, y es de lo que se trata, el circuito da una vuelta de 360 grados y retorna a sus inicios, porque ahora se está preparando la reapertura del inmueble, en este mismo verano, para acoger una exposición (no desvelaré datos ni contenido) que justamente va a permitir recuperar algunas de esas obras de arte que llevan décadas almacenadas (quiero creer que en aceptables condiciones) aunque algunas de ellas lo fueron provisionalmente para que el público pudiera conocerlas, como ocurrió con una exposición dedicada a las placas cerámicas de Pedro Mercedes para el mercado municipal y algunas otras. Yo no estoy en condiciones de calibrar ni valorar cual ha sido la importancia de la aportación que la Fundación Saura ha podido generar en el mundo del Arte español y, más concretamente, en el ámbito de la cultura conquense, pero sí creo que ante la Casa Zavala se abre ahora una perspectiva muy interesante, la de poder convertirse en un centro activo a la vez que atractivo para ofrecer a conquenses y visitantes un amplio panorama de un sector cultural que viene durmiendo el sueño del olvido en un oscuro almacenamiento olvidado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

18 02 2021 CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

28 11 2020 UN JARDÍN ROMÁNTICO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD