18 02 2021 CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

 


      En Europa estaban viviendo los felices años 20, en cuyos brazos se lanzaron todos tan pronto sonaron las alegres campanas que proclamaban el final de la I Guerra Mundial, tan terrible que, pensaron (incautos), nunca más podría ocurrir algo tan espantoso. En Cuenca no había habido guerra, pero sí crisis, como en todas partes, pero también esa década venía marcada por el carácter que podría calificarse como el de una ciudad alegre y confiada. Con muchos problemas, desde luego, pero por entonces, hace ahora cien años, surgía en el horizonte una perspectiva totalmente diferente. Un ente, llamado modernidad, estaba llamando a las puertas.

        Detrás habían quedado ya los siglos en que Cuenca era une urbe arracimada, amontonada, sobre las estrechas callejas y plazuelas de su casco original, ese que hoy llamamos antiguo. Hacía décadas que había comenzado la huida de ese ámbito para desparramarse por la llanura, prolongándose las viviendas hacia la zona de levante y el sur, que ofrecía mejor clima y más adecuadas condiciones para una existencia cómoda. Pero había un problema considerable: entre el límite donde acababa la ciudad primitiva, el Huécar y la parte que empezaba a ser nueva se extendía una considerable superficie de terreno ocupado por huertas. Conviene no aplicar aquí ideas utópicas sobre el ecologismo y la belleza de la naturaleza y la bondad de los productos naturales. Aquel era un espacio infecto, insalubre y pestilente, como narran bien los documentos y periódicos de la época. Lo decía el arquitecto Rafael Alfaro, al diseñar en 1885 el primer plan para urbanizar esos terrenos, recogiendo el eco derivado de la terrorífica epidemia de cólera recién terminada. La higiene, como bien público y privado, comenzaba a figurar en el primer lugar de las preocupaciones sociales y colectivas

        El 14 de enero de 1893 comienza la historia de un asunto complejísimo, cuyo desarrollo habrá de ocupar las preocupaciones municipales (y ciudadanas) durante más de un cuarto de siglo. Ese día, el Ayuntamiento, reunido en sesión ordinaria, acuerda encargar al arquitecto que presente un proyecto o plan general de urbanización y arreglo de calles de la parte comprendida entre los límites de la margen derecha del Huécar e izquierda del Júcar, es decir, lo que se conocerá coloquialmente como la urbanización de las huertas de la albuera, que ocupaban lo que hoy es el centro de la ciudad. Con el propósito de construir una plaza con jardines, otra para un mercado y ordenar de manera razonable la parte baja de la población, el Ayuntamiento de Cuenca inició en 1907 un expediente de expropiación de las huertas, con la intención de aplicar el tercero de los planes que se habían elaborado. Se expropiaron 24 fincas pertenecientes a 16 propietarios, lo que dio lugar al larguísimo procedimiento que es habitual en estos casos.

        Aún deberán seguir pasando años hasta llegar a 1921 en que por fin se subasta la construcción del Banco de España. Antes se había hecho con el edificio de Correos, pero la obra fue una chapuza desde el primer día y hubo que derribarlo sin que entrara en servicio. En el espacio central ya estaba definido el parque de San Julián (entonces de Canalejas). Hace ahora cien años comenzaba a tomar forma el centro moderno de Cuenca, articulado mediante una serie de edificios, que en principio iban a ser todos de carácter público, situados de una manera regular en torno al jardín. No se puede fijar un día concreto, como ocurre con los seres humanos, que sí conocemos el día y la hora en que venimos a este mundo, pero sí sabemos que hace cien años empezaba a tomar forma una ciudad moderna, que intentaba recoger en el trazado de sus calles, en la estructura de las nuevas edificaciones e incluso en las costumbres el espíritu de modernidad que estaba marcando el ánimo de los felices veinte que con tanto desparpajo se había señoreado de la vieja Europa. Cumplir cien años podría ser una buena oportunidad para hacer algún tipo de festejo institucional, si el tiempo y la pandemia lo permiten.

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

28 11 2020 UN JARDÍN ROMÁNTICO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD