14 07 2018 UN LARGO TRAGO DE ANSIAS COMPARTIDO




Un largo trago de ansias compartido

Es una imagen imborrable, descarrachante. Tenemos en casa una reunión de amigos y de pronto, en lo alto de la escalera, aparece una figura estrambótica, envuelta en audaz disfraz. Tras las vestiduras, al pronto irreconocible, está la imagen histriónica de Pedro Cerrillo, exhibiendo su capacidad innata para el transformismo, exultante de alegría imaginativa y divertida. En el fondo, el teatro era lo suyo y lo sacrificó para ejercer de hombre serio y responsable, encargado de gestionar sesudas cuestiones a las que aplicó eficacia y rigor. Porque no era una persona unidireccional, como parecen reflejar las biografías oficiales, tan repetidas estos días, sino alguien dotado de una prodigiosa capacidad para la inventiva y la actividad lúdica.
       De todas las cosas que hizo, mi preferida es su genial invención de la Feria del Libro de Cuenca, que llegó a esta ciudad justamente cuando él fue el primer concejal de Cultura de un Ayuntamiento democrático. Con la constancia y firmeza que eran parte de su carácter, nos convenció a algunos descreídos y la pusimos en marcha, bajo el asfixiante sol de agosto, en el polideportivo de El Sargal. Para entonces, ya había entrado en el mundo de las letras publicando sus dos primeros libros de poemas, A dos voces: Cuenca en un puño, compartido con José Ángel García y El viento pasa a compás, dedicación literaria que siempre mantuvo soterrada pero en estado latente, mientras se lanzaba a la investigación y divulgación de la temática que habría de ser dominante, la literatura infantil y la promoción de la lectura para todos, hasta recuperarla ya en el tramo final de su vida, con un delicioso librito, El jardín de Óscar, decididamente recomendable para los niños.
       Antes de eso, yo le había pedido una serie de artículos sobre los nuevos valores de la literatura conquense y me los fue entregando con la puntualidad rigurosa que era condición inseparable de su carácter. Volver a leer ahora aquellos trabajos me permite reconocer su admirable intuición para encontrar y adivinar lo que entonces no era más que una arriesgada posibilidad. Y eso lo mezclaba, con total naturalidad, con su dedicación docente en la Escuela de Magisterio, donde creó una auténtica legión de discípulos fieles y dio origen a la revista Retama, ejemplar en su género.
       En el año 2003 me acompañó, con la misma alegría, en el propósito de reactivar  la Real Academia, mustia y vetusta. Primero entré yo, luego él, a continuación Ángel Luis Mota, Miguel Jiménez y José Ángel García. Fue un desembarco en toda regla y estoy convencido de que fuimos muy eficaces dando nueva vitalidad al sistema. Sus últimas aportaciones en este terreno estuvieron en línea con sus preferencias y su dedicación estudiosa: las relaciones poéticas de García Lorca y de Gerardo Diego con Cuenca, cada uno en su lugar y la ciudad con ambos.
       La muerte de Pedro Cerrillo, casi anunciada por él mismo (véase la entrada del 23 de febrero en su blog personal) me trae, desde el apretado cajón donde se almacenan los recuerdos, una enorme cantidad de vivencias personales, de momentos compartidos en tantas aventuras que el amontonamiento deriva en un desorden acumulativo, buen reflejo, a la vez, de la considerable riqueza de su trayectoria humana. Siempre mantuvo intacto un saludable espíritu crítico y siempre tuvo a punto el comentario irónico, la frase aguda, el acento burlón con que afrontaba las estupideces de lo cotidiano, el espíritu exigente en busca del trabajo bien hecho. Todo lo que echaremos de menos junto con la pérdida irreparable de su compañía y su amistad [El título de este artículo es el de un poemario de José Ángel García].

Comentarios

Entradas populares de este blog

18 02 2021 CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

28 11 2020 UN JARDÍN ROMÁNTICO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD