15 05 2016 UNA ROSA PÓSTUMA PARA CAMILO





Una rosa póstuma para Camilo

            Escribo este artículo el miércoles, 11 de mayo. Este día, hace cien años, nació Camilo José Cela, en un bello rincón de la hermosa y húmeda Galicia. Antes de empezar a teclear palabras he repasado las agendas ciudadanas disponibles, en las que se recogen las diversas formas en que grupos, grupillos y grupetes se disputan en esta ciudad la utilización de espacios y, sobre todo, del tiempo, para hacernos multitud de propuestas presuntamente culturales. No encuentro, entre ellas, ninguna que haga alusión al ilustre escritor que hoy hubiera llegado a ser centenario, de haber conseguido vencer al implacable destino que marca nuestras vidas.
            Fue un personaje polémico, discutido, mediático, de los primeros que aprendió a convivir con la presión de cámaras y micrófonos, ante los que tenía siempre a mano un comentario ingenioso o un exabrupto. Su obra literaria es dispar, contradictoria. Hasta no hace mucho, los críticos coincidían en señalar que La familia de Pascual Duarte era, con diferencia, la mejor novela española del siglo XX. Seguramente ahora los críticos, que tienen una invencible tendencia a la iconoclasia, tendrán otras preferencias y habrán puesto sus ojos en cualquier otro, naturalmente joven, cuanto más joven, mejor. Luego vino la explosión genial de La colmena, y con ella consagró su prestigio, avivado, además, por un acompañamiento excepcional, las dos magníficas películas que sobre ellas dirigieron Ricardo Franco y Mario Camus y también es suerte, sobre todo para el escritor, que en terreno tan resbaladizo, por lo general frustrante, como el de las adaptaciones literarias al cine, estas dos suyas resultaran verdaderas obras maestras. Entre una y otra hizo un memorable Viaje a la Alcarria en que, por desdicha para nosotros, solo incluía la parte de Guadalajara, privándonos así de lo que hubiera sido una más que interesante visión de esa otra porción alcarreña que se encuentra al sur de Tajo y Guadiela, la que está enclavada en la provincia de Cuenca.
El resto de la obra de Cela es muy discutible; valioso su empeño de experimentar con el idioma y la estructura interna de la narración, intentando hacer algo para lo que quizá no estaba especialmente preparado, pese a su voluntad; divertidas sus incursiones en el ámbito de lo erótico y lo escatológico. Son cosas que los genios pueden hacer sin inmutarse; incluso haciéndolas pueden ganar el Nóbel. También se les disculpan sus desvaríos amatorios, esos que en casos normales podrían mover a risa, sobre todo cuando se roza el ridículo, pero que en los grandes hombres parece un ingrediente complementario de su obra literaria.
Para nosotros, la prosa de Cela nos regaló algunas piezas antológicas en forma de artículos periodísticos e incluso de poemas. Conocía bien Cuenca y la visitó en bastantes ocasiones. En justa reciprocidad, la ciudad le dedicó un mirador sobre el Júcar, a espaldas de la calle de San Pedro, desde donde se puede ver de frente a los Ojos de la Mora, una figura inexistente entonces y que a Cela le hubiera encantado. Se murió un día cualquiera y el presunto homenaje que se le iba a rendir quedó para un futuro indefinido que nunca llegó. Ni siquiera a sus aduladores de entonces se les ha ocurrido promover ahora algún acto de recordatorio, ahora que hace cien años desde que vino al mundo. Injusto tratamiento de los seres humanos. El discutido, el polémico, el excelente escritor de artículos sobre Cuenca bien se merece, al menos, un recuerdo. Que yo formulo aquí, en forma de literaria rosa, para depositarla simbólicamente a los pies de la lápida donde se recogen tan hermosas, tan bien trazadas palabras sobre esta ciudad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

18 02 2021 CUANDO CUENCA EMPEZÓ A SER MODERNA

28 01 2021 COSAS QUE PASABAN HACE CINCUENTA AÑOS

28 11 2020 UN JARDÍN ROMÁNTICO EN EL CORAZÓN DE LA CIUDAD